Vicios constructivos


Los vicios y defectos de la construccion dan lugar a un tipo de responsabilidad legal diferenciada dependiendo de la naturaleza juridica de la relacion existente entre las partes, ya sea entre los propios agentes participes en el proceso de edificacion o entre las partes contractuales tras la transmision de la propiedad.

El constructor, arquitectos y aparejadores son responsables de los daños que el edificio presente, tanto por vicios constructivos graves que afecten a la estructura, cimientos, como otros vicios constructivos menos graves pero igualmente importantes como son humedades, fisuras, desprendimiento de azulejos, ó simplemente defectos de terminación y faltas de calidad en los materiales y construcción.

Sin perjuicio de sus responsabilidades contractuales, las personas fisicas o juridicas que intervienen en el proceso de edificacion responderan frente a los propietarios y terceros adquirentes, de los daños materiales ocasionados en el edificio que aparezcan desde la fecha de recepcion de la obra, sin reservas o desde la subsanacion de estas, durante 10 años, por los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos que afecten a la cimentacion, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y que comprometan directamente la resistencia mecanica y la estabilidad del edificio; y durante 3 años, por los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones que ocasionen el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad.

Es por todo ello, que a la hora de reclamar las reparaciones o indemnizaciones que puedan corresponder por vicios y defectos de la construccion no solo sera necesario determinar su naturaleza (defectos estructurales, ejecuciones defectuosas, falta de ejecucion o de los requisitos de habitabilidad, etc.) asi como al agente o agentes responsables de la produccion de los mismos, sino tambien sera importante conocer el tipo de relacion que existe entre las partes involucradas, entre quien reclama y quien es reclamado, para establecer los limites de la responsabilidad de que se trate.

El plazo para reclamar es de dos años desde que aparece el/los defectos de contrucción, por lo que si ha comprado una vivienda y presenta defectos de construcción debe actuar con rapidez.